¿Eres capaz de descubrir mentiras de tu cliente? Aprende cómo hacerlo (PARTE I)

¿Eres capaz de descubrir mentiras de tu cliente? Aprende cómo hacerlo (PARTE I)

Si eres capaz de descubrir las mentiras de tu cliente podrás estar un paso delante para entender sus miedos y necesidades.

¿Alguna vez te has preguntado si tu cliente te dice la verdad en una entrevista uno a uno?, ¿cómo estás seguro de que le agrado tu producto y no te da su aprobación sólo por simpatía?.  

Comunicarse es parte fundamental del ser humano, somos seres sociables dónde cada día realizamos interacciones, ya sea de forma hablada, textual e incluso de forma corporal, ¡así es! con nuestro cuerpo comunicamos sin la necesidad de pronunciar una sola palabra.

Al igual que hablar y comunicarnos, el mentir queramos o no es parte también de nosotros, una mentira justificada o como solemos llamarlas  mentiras “blancas o piadosas” son la excusa que utilizamos con el fin de no dañar a quien se le oculta la verdad. En fin una mentira es una mentira, así de simple.

En este artículo veremos un poco del comportamiento de la persona al momento de mentir a través de ciertas señales que tu podrás detectar si quieres hacer un negocio o cerrar un trato con tu cliente o consumidor.

Antes de analizar

Es muy fácil equivocarse, debemos saber que las señales que da el cuerpo no deben leerse de forma cerrada, sino en conjunto con el resto de señales que el cuerpo inconscientemente lanza al momento de mentir, una sola señal debe ser confirmada con señales complementarias que veremos a lo largo de este artículo. Nuestro cuerpo puede hablar una cosa y moverse de forma distinta, al final nuestro cuerpo dice lo que en verdad siente o piensa ya que no está directamente relacionado con nuestro cerebro racional (neocortex). Mientras más alejado de nuestra cabeza menos control tenemos de esa parte.

   Contacto Visual

La comunicación visual es el comienzo de nuestra interacción, como todo animal detectamos en los ojos si alguien es un peligro o es alguien en quien confiar. Mirar directamente a alguien a los ojos puede incluso significar amenaza. Cuando hablamos de la mentira existen dos caminos para saber si alguien miente o no:

  • Evita el contacto visual.

    Cuando alguien tiene algo que ocultar evita el contacto visual directo en la mayoría de las situaciones, esto es más fácil leerlo si se encuentra en un ambiente y tú realizas alguna acción que llame la atención y sólo esa persona desvíe la mirada cuando tú lo mires. Evitará mantener el contacto visual prolongado. Si conoces a la persona será más fácil saber si quita la mirada antes o no de lo normal.

 

Cuando estás en una degustación y el cliente te dice que está muy rico y evita mirarte a los ojos porque en realidad sólo quiere vomitar

 

 

  • Mantiene el contacto visual.

    Acá sabremos algo importante al momento de confrontar a la persona, cuando tú preguntes algo que quieres saber de forma fuerte y directa, el mentiroso sostendrá la mirada cuando responda, esperando en ti alguna reacción que muestre aceptación. Si miente te mirará a los ojos fijamente para que creas que está diciendo la verdad, ¡lo sé!, contrario a lo que muchos piensan, ver a los ojos directamente no es sinónimo de verdad.

 

“El mentiroso podrá poner su palabra o jurar con tal de no descubrir su mentira mirando a los ojos a la víctima.”

Cuando estás con tu novia/o y le miras a los ojos y le aseguras que no eras tú el/la que estaba en esa fiesta esa noche, verdad? a todos nos pasó.

Las manos y pies también hablan

Las extremidades pueden ser pistas que indiquen las verdaderas intenciones de las personas. Cuando alguien dice la verdad por lo general tratará de mostrar sus palmas de las manos por largo tiempo o incluso tratar de tener contacto físico con el resto de las personas para afianzar su verdad. El mentiroso evitará todo esto.

Cuando alguien dice algo que no está seguro o sabe que no es verdad cubrirá alguna parte de su rostro o tocara su nariz por tiempo un poco más prolongado de lo normal. Esto es instintivo cuando éramos niños nos tapábamos la boca u ojos al hacer algo malo.

Cuando terminas una entrevista de trabajo y al despedirte te dice que te llamará e inmediatamente se toca la nariz, pues ni modo a seguir buscando.

 

Movimientos Naturales

Los movimientos deben ser muy bien analizados y te recomiendo que si vas a analizar el movimiento de la persona de cuerpo completo sea a alguien 

 

que ya conozcas bien para notar la diferencia en sus movimientos, por lo general alguien que oculta o tiene la conciencia sucia caminará un poco retraída, observando a todo lado y se sentará en esquinas o lugares seguros donde su cuerpo lo enviará para poder escapar. Esto es mucho más fácil en personas que antes de hacer algo malo eran extrovertidas, notarás que ya no sacan pecho o andan erguidos, el cambio será pequeño pero no será el mismo.

Esto de seguro que te pasó, cuando rompiste algo en casa super valioso para tu mamá, y andas todo asustado porque ocultaste toda evidencia y niegas saber algo al respecto, ¿recuerdas?

Tiempo de respuesta

Cuando uno inventa una mentira necesita procesarla, el ritmo de respuesta será lento a un inicio e irá aumentando una vez se haya creado en la mente la base de la mentira, a diferencia de una respuesta que requiere memoria de lo que sucedió la respuesta creada tiene ritmos y tiempos distintos ya que requiere gran uso de los recursos de nuestro cerebro y suele tener inconsistencia y falto de detalles de vida

Ese incómodo momento cuando te preguntan algo, te quedas en blanco y te dices a ti mismo ¡debo inventar algo ya!

 

 

Qúedate antento a la siguiente parte del artículo para descubrir las mentiras de tu cliente… incluso de tu socio

Coméntanos si tienes algún punto para aportar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú de cierre